salud

Movimiento por la Salud de los Pueblos (MSP)
Segunda Asamblea Mundial de la Salud de los Pueblos

DECLARACION DE CUENCA

Desde 82 países de todo el mundo, 1492 personas se encontraron en la segunda Asamblea de la Salud de los Pueblos en Cuenca, Ecuador del 17 al 22 de julio de 2005 para analizar los problemas de salud globales y desarrollar estrategias que promuevan la Salud para Todo/as.

Por ovación reafirmamos la importancia de la Declaración por la salud de los Pueblos (2000) la que continuamos viendo como un documento de llamado a la acción en las diferentes luchas en que nuestro Movimiento está involucrado, del nivel local al nivel global.

La visión aprobada en la Segunda Asamblea Mundial de la Salud de los Pueblos (Cuenca) es la de un mundo social y económicamente más justo en que prevalezca la paz; un mundo en que todas las personas, independientemente de su condición económica y social, genero, identidad cultural y habilidades sean respetadas y sean capaces de exigir su derecho a la salud; y un mundo en que la gente celebre la vida, la naturaleza y la diversidad.

Solidarizamos con las luchas del Ecuador

Aquí en el corazón de los Andes hemos aprendido mucho de la hospitalidad, la herencia cultural viva y las luchas de nuestras hermanas y hermanos ecuatorianos. Nos unimos a ellos en solidaridad al oponernos al TLC propuesto por el gobierno de los EEUU y las IFIs. Este tratado solo aumentará las ganancias de corporaciones y empobrecerá aun más a los trabajadores, campesinos e indígenas de los Andes, al mismo tiempo que impedirá su acceso a la atención a la salud. También nos unimos a nuestros hermanos andinos oponiéndonos al Plan Colombia, nombre dado a la guerra biológica llevada a cabo contra ellos por los EEUU, y que está envenenando sus tierras y su agua, al igual que militarizando las fronteras.

La realidad del la salud a nivel global

Deploramos el empeoramiento de las condiciones de salud que sufren la mayoría de la población del mundo y denunciamos su causa –el neoliberalismo. Las políticas neoliberales impuestas por el Grupo de los Ocho (G8) transfieren riqueza del Sur hacia el Norte, de pobres a ricos y del sector público al privado. Las ganancias de las corporaciones aumentan mientras que la gente pobre los indígenas y las victimas de la guerra y ocupación sufre.

Las inequidades en salud generadas económica y políticamente han aumentado, sin embargo las causas básicas de enfermedad y muerte prevenibles no son abordadas de manera efectiva por las políticas y los programas actuales. El espíritu de Alma Ata se ha traicionado por la mayor parte de los sistemas de salud oficiales a pesar de que se mantenido vivo incluso ante la adversidad por el esfuerzo de activistas y trabajadores de la salud activos en proyectos a nivel de la comunidad en todo el mundo. La atención primaria integral de salud esta siendo aplicada solo en pocos lugares y la provisión de servicios de salud es raramente vista como una responsabilidad social colectiva. Bajo el neoliberalismo no hay derecho a la salud, se fomenta el racismo, se profundiza la opresión de las mujeres, aumenta la exclusión social, la degradación del ambiente se vuelve una norma, no se respetan los derechos de los trabajadores y la guerra es solo otro negocio. Los Gobiernos, las Instituciones Financieras Internacionales (IFIs), la OMS, las agencias bilaterales y multilaterales están fuertemente influenciadas por las agendas corporativas.

Establecer el derecho a la salud en esta era de globalización hegemónica es una obligación

El MSP convoca a los pueblos del mundo a movilizarse ante el asalto al derecho a la salud. El marco global del neoliberalismo, la privatización y el “libre comercio”, empujados por la OMC y las instituciones financieras internacionales, ha jugado un papel determinante en la transferencia al sector corporativo del control de los determinantes de la salud. Esto ha resultado en la degradación del medio ambiente, la contaminación ambiental con tóxicos, la negación de los derechos al agua, la comida y a la propia vida. El derecho a la salud y a los cuidados de salud debe ser más importante que las ganancias de las corporaciones, especialmente las casas farmacéuticas que lucran en demasía. De Facto, La OMC opera como un gobierno a pesar de no ser un cuerpo electo; por lo tanto es no representativo y no le responde a ningún grupo elector constituyente. La responsabilidad por el comercio y el desarrollo internacional debe ser nuevamente dada a los ciudadanos a través de la agencia más relevante de la Naciones Unidas, el UNCTAD. A no ser que se le reforme masivamente para que opere democráticamente, la OMC debería ser abolida ya que es una fuente importante de violaciones a los derechos humanos y de injusticia social, a la vez que un mecanismo importante de control corporativo de la vida en el mundo.

El derecho a la salud debe lograrse a través de una movilización popular amplia. El MSP iniciara o se unirá a luchas por el derecho al agua, por la seguridad y soberanía alimentaria, por un medio ambiente saludable, por el trabajo y la vivienda dignas, por una educación universal y la igualdad de genero. Todo esto, ya que la salud de las personas dependen del logro de éstos derechos. El MSP lanzará una Campaña Global por el Derecho a los Cuidados de Salud a todos niveles para así defender la salud y la seguridad social (que incluye a la salud). El MSP documentara y se opondrá activamente a las violaciones al derecho a la salud y a la inequidad que estas representan. El MSP defenderá a los trabajadores de salud pública en su oposición a la privatización de los servicios de salud, para ello construyendo alianzas multisectoriales amplias.

El MSP organizará campañas para oponerse y acabar con los TRIPS y para remover los mismos de la agenda de la OMC. Se opondrá también a los TLCs y el TRIPS+. Llamamos a los gobiernos a usar los acuerdos de Doha para darles a sus ciudadanos medicamentos genéricos al alcance del bolsillo. El MSP se opone además en principio los partenariados del sector público con el privado porque este último sector no debe tener realmente lugar alguno en la preparación de políticas de salud pública. El MSP continuará su colaboración con y el monitoreo de la Comisión sobre los Determinantes Sociales de Salud de la OMS para asegurarse que se abogue efectivamente por atacar las causas políticas y socioeconómicas de la pobreza y la falta de salud e inequidades en los sistemas de salud. El MSP trabajara con sus aliados estratégicos para coordinar acciones comunes contra la privatización y regímenes inequitativos en el ámbito internacional.

Promover la salud en un contexto intercultural

El MSP reconoce que la interculturalidad es un elemento fundamental para promover equidad social y construir un sistema de salud justo. La equidad en el acceso a información en salud es un derecho humano y es esencial para los pueblos indígenas. Se debe empezar por incorporar los diferentes saberes de los pueblos para desarrollar sistemas de salud culturalmente apropiados y equitativos; programas de prevención culturalmente adecuados; capacitación de trabajadores/as de la salud en habilidades para la interculturalidad; condiciones de trabajo justas; seguridad nutricional; y el desarrollo de un ecosistema saludable. El MSP incorporará temas clave como la lucha contra los Tratados de Libre Comercio, reforma agraria y restauración de la tenencia de la tierra a los pueblos indígenas, protección contra el saqueo del conocimiento ancestral como una defensa fundamental de la seguridad social, identidad cultural y seguridad nutricional. Los muchos aspectos positivos de la medicina tradicional y las culturas locales deben ser rescatados e incluidos como parte de un sistema de salud centrado en las necesidades del pueblo.

Avance del derecho a la salud para todos/as en un contexto de diversidad de género y sexual.

La salud de las mujeres, de hombres y de personas en su diversidad sexual está gravemente afectada por el predominio de una cultura patriarcal con inequidades sociales y de género y discriminación que afecta su integridad. Los derechos sociales, a la salud, sexuales y reproductivos de las mujeres les son negados. El MSP se compromete a incorporar la transversalización de la perspectiva de género y la perspectiva feminista en todos los ejes de trabajo y planes de acción. Los hombres y mujeres de la ASP2 se comprometen a reconstruir sus relaciones patriarcales en la vida privada y pública. Esta Asamblea demanda el desmantelamiento de las políticas neoliberales que han profundizado la inequidad de género. Para esto apoyará las campañas internacionales, regionales y locales a favor de los derechos sexuales y reproductivos; fortalecerá la comunicación y relación con otras redes y movimientos; y trabajará para asegurar el acceso al aborto seguro a las mujeres y niñas. El MSP denuncia firmemente todas las formas de violencia basada en género, incluyendo los feminicidios y demanda que los gobiernos tomen medidas preventivas, persiga y castiguen a los responsables y les brinden todos los apoyos que requieren las mujeres afectadas.

Las personas con discapacidades y las personas de la tercera edad deberán ser tratadas con respeto y su respectivo derecho a cuidados de salud apropiados deberá ser asegurado. El MSP apoya la Convención de las NNUU que protege y promueve los derechos de las personas con discapacidades, que promueve los servicios de rehabilitación como parte indivisible de los cuidados de salud primaria, y urge a la Comisión de los Determinantes Sociales de la Salud a focalizar sus esfuerzos en las personas con discapacidades. El MSP esta a favor de incluir a las personas con discapacidades en todos los aspectos de la vida cotidiana y recomienda que las discapacidades sean tratadas de la misma forma que lo son los aspectos de genero por las agencias donadoras de manera que su desarrollo sea asegurado y protegido.

Proteger el derecho a la salud en el contexto de la degradación ambiental

El MSP llama a los pueblos del mundo a apoyar acciones concretas para terminar con el control imperialista sobre los recursos naturales para así crear y mantener un ambiente saludable para todos y todas. Los recursos naturales son bienes públicos. Llamamos a una campaña mundial por una Tratado de las Naciones Unidas sobre el Derecho al Agua, asegurando que este recurso vital –la vida misma- nunca será usado como una mercancía o será privatizado. Guiados por evidencia del daño destructivo y el principio precautorio, demandamos una moratoria sobre la minería de extracción y la exploración del petróleo, sobre la investigación en nanotecnologia y una prohibición de patentar las formas y procesos de vida, la liberación al medio ambiente de organismos genéticamente modificados y sobre el desarrollo y el uso de todas las armas químicas. Los gobiernos deberán rendir cuentas al pueblo y no a las corporaciones transnacionales y deberán asegurar los derechos relacionados a la salud y a un ambiente sano mediante leyes y reglamentos que se puedan aplicar. Los gobiernos, las IFIs y la OMC deben dejar de ser cómplices de las corporaciones transnacionales (CTNE) y el imperialismo. El conocimiento y la ciencia deben de ser reclamados como un bien público y ser liberados del control corporativo.

Asegurar la salud de los trabajadores defendiendo y ampliando los derechos que ya han alcanzado

El MSP hace un llamado a los pueblos del mundo a demandar la implementación de tratados internacionales que protejan la salud y a seguridad laboral de los trabajadores, reconozcan la salud de los trabajadores como un derecho humano universal y la responsabilidad del estado; también llama a involucrar a los trabajadores en los procesos de toma de decisión y de formulación de políticas sobre las condiciones de trabajo y de salud, y que prohíban el trabajo infantil. Apoyamos la abogacía que asegure que exista un pago igual por igual trabajo para hombres y mujeres, la protección de logros históricamente alcanzados por los sindicatos en el sector informal; también apoyamos la renovación y fortalecimiento de los sindicatos, los movimientos de trabajadores y de las organizaciones anti-globalización al igual que sus relaciones con otros movimientos; además es importante para el MSP la protección de la salud de los trabajadores en el sector informal y de los migrantes que estén más expuestos a los riesgos de salud ocupacional, y la identificación de mecanismos alternativos de seguro para asegurar los derechos a la salud.

Defender el derecho a la salud ante la realidad de la guerra, la militarización y la violencia.

El MSP hace un llamado a los pueblos del mundo a oponerse a la guerra y la militarización como también a los inaceptables ataques a la salud de los pueblos, en especial la salud de las mujeres y de los pobres. Mientras que los ataques terroristas en Nueva York, Madrid y Londres causaron un daño no-justificable, la “guerra del terror” liderada por los Estados Unidos ha generado una aun mas terrible y no-justificable guerra sin fin en poblaciones indefensas con el afán de controlar recursos naturales. Al mismo tiempo, guerras que han costado millones de vidas no son reconocidas ya que el sistema de las Naciones Unidas y nuestros gobiernos permiten que continúen sin cesar.

El MSP continuará a participar en el movimiento global para terminar la ocupación de los Estados Unidos en Afganistán. Tropas extranjeras deberían ser removidas de manera inmediata y reparaciones pagadas por el daño causado por la guerra liderada por los Estados Unidos. El MSP hace un llamado para realizar una investigación en el uso de la tortura por soldados estadounidenses y de personal medico en Guantánamo Bay, en Irak y en Afganistán. Demandamos que el personal médico se niegue de participar en detenciones ilegales y en tortura. Los Estados Unidos y sus aliados deben ser acusados por violaciones de las Convenciones de Ginebra por sus ataques a la población civil, en particular a personal de salud y a instituciones en Irak.

El MSP hace un llamado a las Naciones Unidas y a agencias humanitarias de intervenir de manera efectiva en las “guerras lentas” en el Congo, en el Sudan, en Chechenia y varios otros lugares y de promover una paz permanente a través de la reconciliación política y de programas económicos y sociales que puedan transformar las causas subyacentes de estas guerras.

El MSP se opone a la ocupación Israelí de Palestina y a los esfuerzos de aislar y de poner en ghettos a la población Palestina después de la muralla ilegal de separación. La negación de los derechos de salud Palestinos en el West Bank y Gaza ha alcanzado proporciones de emergencia.

El MSP apoya los pasos hacia la democracia y la auto-determinación realizados por los pueblos indígenas del sur de México, y hace un llamado para concluir el conflicto de baja intensidad librada contra ellos por el gobierno Mexicano.

El MSP denuncia la guerra biológica llamada Plan Colombia que actualmente es librada en contra del pueblo en Colombia, Ecuador y Perú bajo la apariencia de un control de la droga. Estas acciones contravienen convenciones internacionales, y causan un daño irreversible a la salud ambiental y humana en la región.

El MSP hace además un llamado a los Estados Unidos a asumir responsabilidad por y de compensar a las victimas del Agente Orange en Vietnam, y la contaminación toxica causada por las bases militares de EE.UU. en las Filipinas y en otras partes.

La lucha por los cuidados de salud primaria integrales y por sistemas de salud locales de calidad, eficientes y sostenibles.

El MSP reconoce que las políticas neoliberales han resultado en caída en las inversiones en el sector público de la salud; que se ha promovido un número limitado de intervenciones técnicas mayoritariamente curativas elegidas más que nada sobre la base de una muy restringida y a veces inapropiada aplicación de los análisis de costo-efectividad; que se han ignorado consideraciones ambientales; que se ha acelerado la migración de trabajadores de la salud del sector público al privado de países más ricos; y la proliferación del SIDA especialmente en África ha llevado al colapso de los servicios de salud publica en muchos países.

El MSP llama a nuestros gobiernos nacionales a:

-Implementar una salud primaria basada en la comunidad que incluya los sectores relevantes y que esto sea sustentado por una legislación correspondiente.

-Proveer ambientes de trabajo y de vida saludables que respeten y garanticen los derechos a salud de todos.

-Establecer e implementar un sistema universal de financiamiento de servicios de salud a nivel nacional en c/u de nuestros países que proteja a los más pobres y vulnerables.

-Urgentemente resolver la crisis de recursos humanos en salud a través de mejorías de sus niveles de salarios, sus condiciones de trabajo, su formación, supervisión y soporte; en especial, se deberá implementar un código internacional de prácticas éticas en la contratación de personal que incluya una compensación financiera a los países exportadores de personal, que facilite el retorno de éste personal a través de incentivos y que establezca un fondo global para éstos efectos.

-Asegurar una difusión de los conocimientos sobre el status del VIH y acceso a oportunidades para exámenes voluntarios, al igual que acceso equitativo, al alcance del bolsillo y sostenible a los medicamentos ARV con un énfasis adicional en la prevención y en los cuidados de salud domiciliarios incluyendo servicios sociales.

El MSP llama a la OMS a apoyar activamente y promover las medidas aquí mencionadas como responsabilidades-de-los-gobiernos-miembros; además la OMS deberá requerir que se levanten las barreras económicas y políticas que se encuentran a todo nivel y que afectan negativamente las políticas sociales de los estados miembros

El MSP continuará a enfatizar en las comunidades la necesidad de monitorear las políticas y los procesos de su generación a nivel de gobierno y así hacer a los gobiernos responsables de sus acciones a favor de la equidad en salud. El MSP se compromete a recoger experiencias positivas sobre salud primaria entre sus miembros para así aumentar la base de evidencias a favor el enfoque de salud primaria y poder abogar por su revitalización.

Finalmente, El MSP saluda y apoya el fuerte enfoque de justicia social aplicado a la salud en Venezuela y Cuba, enfoques que nos inspiran en nuestra lucha por la Salud Para Todos.

Apoyo al crecimiento del MSP

El MSP es una red y un movimiento que tiene como misión el fortalecimiento de un movimiento más amplio de personas y organizaciones de todo el mundo que luchan por el derecho a la salud. El MSP esta comprometido con la Declaración de la Salud de los Pueblos e incluye círculos por países y temáticos, así como afiliados que están activamente involucrados para que el trabajo del MSP avance. Más allá de este grupo central de activistas del MSP están los amigos/as del MSP y los aliados/as en todos los niveles.

Otro mundo es posible --estas son nuestras estrategias para lograrlo!

Esta declaración insta a los activistas de la salud de todo el mundo a organizarse, influir, hacer abogacía, analizar y educar para mejorar la salud de los pueblos.

El Movimiento de Salud de los Pueblos:

•  se abocara a trabajar activamente en los aspectos del derecho a la salud

incluyendo derechos individuales y comunitarios

•  continuará luchando para mejorar sus formas de trabajo fortaleciendo su coordinación global y regional. Continuará desarrollando procesos de toma de decisiones participativos y transparentes para que los/as activistas de todos niveles sepan que sus opiniones son tomadas en cuenta.

•  celebra la inauguración de la Universidad por la Salud de los Pueblos, una universidad para activistas de salud que organizó cursos en asociación con el MSP local y universidades seleccionadas de todo el mundo.

•  promoverá el debate con instituciones de formación para debatir el dominio del paradigma de atención a la salud. Desarrollará diversas estrategias para reorientar la educación de los trabajadores/as de la salud hacia la atención primaria integral, manteniendo en el centro los intereses de la gente en las comunidades.

•  se convertirá un foro para que intelectuales apoyen a activistas locales en su acción y luchas.

•  retará a los medios de comunicación a diseminar su información y hacerle publicitar sus actividades.

•  fortalecerá su estrategia de comunicación para llegar a las comunidades de base.

•  traducirá el mayor número de comunicaciones posibles en dos o más idiomas; establecerá una mezcla de páginas web globales y regionales/nacionales; el boletín del MSP continuará como una publicación trimestral y será traducido a varios idiomas.

A modo de resumen de la estrategia del MSP para los próximos años:

-El MSP vinculará los niveles local, nacional y global haciendo llegar desde abajo las necesidades sentidas y guiando al Movimiento en que acciones concentrarse tácticamente.

-El MSP documentará, analizará y diseminará resultados de investigaciones sobre problemas claves de salud relacionados con los principios de su Carta.

-El MSP creará conciencia acerca de los problemas de salud más urgentes en el día a día y deslegitimizará y desmitificará los falsos argumentos, prescripciones y slogans usados por el Establishment.

-El MSP trabajará directamente con las organizaciones de base y con comunidades en su afán de entender mejor sus problemas y creará partenariados que den soporte a activistas locales en su lucha.

-El MSP fortalecerá su trabajo en todos los aspectos del derecho a la salud y apoyara iniciativas que fortalezcan el derecho a los cuidados de salud a todos niveles.

-El MSP trabajará sin descanso para organizar una solidaridad internacional con los oprimidos y con aquellos afectados por desastres naturales y la guerra civil.

-El MSP enfrentara las poderosas fuerzas opresivas en su lucha por la justicia económica, en especial a trabes de un apoyo a la cancelación de la deuda, a la lucha por abolir las condicionalidades económicas de las IFIs y al establecimiento de un régimen justo de tributación internacional.

-El MSP incorporará en su trabajo todos los aspectos culturales y espirituales de la salud.

-El MSP trabajará con gobiernos nacionales, agencias de las NN UU y otras agencias nacionales e internacionales en un afán de influenciar sus decisiones.

El poder del Movimiento por la Salud de los Pueblos puede cambiar el mundo. Otro mundo es posible; un mundo que incluye la salud para todos. Tenemos que demandar y luchar por un mundo en que la salud es considerada un derecho y no está sujeta a las fuerzas del neoliberalismo.

Apoye y agregue su firma a la Carta de la Salud de los Pueblos y la Campaña de un millón de firmas que pide la salud para todos ahora! Y únase a su grupo local del MSP y a las nuevas campañas y actividades que se están iniciando. www.phmovement.org

Cuenca, Ecuador

Julio 22 de 2005.